estreno 12 de junio
Estamos en la Barcelona de los años 80, en un país sin móviles, con fumadores en lugares públicos, con la informática en mantillas y las cuentas en pesetas. Un detective aferrado a su vieja gabardina y a anticuados códigos de comportamiento, recibe el encargo de vigilar a la mujer de un empresario.

El detective se convierte en el blanco de golpes, tiroteos e interrogatorios policiales, mientras trata de esclarecer la muerte de su cliente y cerrar un caso por el que ha cobrado sólo la mitad. Es un superviviente nato y se mueve con soltura en las turbulentas aguas de un caso en el que nada es lo que parece, en un juego de intereses, venganzas, viejos amores, celos y ajustes de cuentas. Acostumbrado a perder, el detective apuesta su futuro en la solución del caso y en la búsqueda de una particular justicia, un orden natural en las cosas. Pero en esta historia ni siquiera te puedes fiar de los muertos.